jueves, abril 02, 2009

La Educación

Lo que escribo ahora es para mí. Todas estas palabras son simplemente pensamientos míos, que me los vengo haciendo desde que era pequeño. Era simplemente ver el mundo, los alrededores. Sólo faltaba salir unos cuántos pasos fuera de casa, para darse cuenta y hacérse la pregunta que yo me hice, y aún me hago. Que estamos aprendiendo todo el tiempo?. Primera pasamos en promedio doce años en el colegio, luego cinco años en la universidad. En todal son 17 años de preparación dada por diferentes profesores, maestros. Aparte de eso la educación que viene de nuestros padres, contínuamente, desde que somos pequeños, inculcándonos valores y principios que no debemos olvidar porque son muy importantes. Con todo esto, el mundo debería ser ya desde hace mucho tiempo perfecto. Pero la verdad es muy diferente. El mundo está cada vez peor. A pesar de todo por donde uno mira se ve gente aprendiendo nuevas cosas. Pero aprendiendo qué? Que importante es lo que están aprendiendo? Están aprendiendo cosas de memoria, fechas de memoria, nombres de memoria, aprendiendo a razonar cómo solucionar problemas químicos, matemáticos, físicos, de economía, de estadística y otras infinidades más. La gente se está llenando de conocimientos cada vez más. Eso sin ninguna duda. Y con el pasar de los años el nivel es cada vez mayor, todo toma mayor dificultad, y se necesita poner de más empeño para poder rendir en el colegio, en la universidad y en el trabajo. Pero para qué sirven estos conocimientos? En realidad no son nada. Para lo único que están sirviendo hoy en día es para levantar muros, y construir cosas materiales, que vendrían a ser nuestras cadenas.

Me imagino esto como una pequeña paloma. Libre y hermosa. No tiene nada. Sólo su libertad y capacidad de volar. Cuándo crezca encontrará una pareja, podrán volar juntos por muchos lugares, ver muchas cosas nuevas con los cuáles sus pequeños corazoncitos se alegrarán. Un día formaran con otras palomas una bandada. Quizá esta paloma nuestra sea incluso el líder, si es que aprendió a ser respetado, fuerte y sabio. Tendrán polluelos, y los tendrán que alimentar. Día a día buscando comida, arduamente. Y en toda su vida, nunca nada le ha pertenecido. Nada. Lo único que tiene es su libertad y su capacidad de volar. Imagínense que esta paloma nuestra desarrolle una inteligencia muy grande, y tenga la capacidad de crear cosas, antes claro tendría que estudiar y aprender mucho. Y lo logra. Puede crear televisores, granos de arroz más nutritivos y mucho más ricos. Hasta incluso llegaría a darse el lujo de comer maíz con sabor a arroz, trigo que se disuelve muy dulcemente en su pico y tomar agua con muchos nutrientes para que tenga un plumaje poderoso. Estas palomas quizá se vuelvan aún más hermosas de lo que ya eran. Pero poco a poco empiezan los problemas. En sus pequeñas pantallas, llamadas televisores, ellas ven paisajes hermosos, que nunca antes habían visto. Paisajes, valles, montañas, salidas y puestas del sol hermosísimas, mares enormes, islas, desiertos. Ellos ven muchísimas cosas. Y se impresionan cuando saben que hay aves que logran ver eso. Pelícanos que vuelan sobre el mar, gorriones que siempre están acompañados de frondosas vegetaciones, y que tiene un canto muy hermoso. Colibris que tienen un aroma exquisito y siempre al lado de flores hermosas. Y una infinidad de aves más. Con el pasar del tiempo, de generación en generación, encontramos a nuestras compañeras palomas viendo el televisor, o hablando con otras palomas. Mientras tanto ya habían creado muchas nuevas cosas. Ya no era normal pisar el suelo con sus patitas desnudas, pues estaba comprobado palomíficamente que no era saludable. Bañarse en ríos, o en cualquier estanque asqueroso que se formó después de una fuerte lluvia era lo peor que se podía hacer. Ahí habían fuente de interminables enfermedades. Ahora ellos traían agua de lagos con agua muy limpia por medio de conductos, porque esta agua sí que era segura y saludable. Obviamente para todo estos servicios y comodidades habría que pagar un pequeño precio. Quizás unos cuántos gramos de cereales, que habría que recolectar en un par de horas. Y habían una infinidad de muchas cosas más que se habían desarrollado desde que estas palomas se convirtieron tan sorprendentemente inteligentes. Eran temidas por todos los animales.
Visitando un nido de estas palomitas, nos encontramos con pichoncitos un poco subidos de peso, que es muy bueno, pues la alimentación ah mejorado muchísimo desde tiempo antiguos. Pero lo nuevo era construir estos nidos a máximo dos metros de altura. En realidad lo ideal para esta sociedad palomerífica era construir los nidos al raz del suelo, pero no se pudo hacer, porque han habido palomas rebeldes que teniendo un instinto en su interior, ese deseo insaciable de volar por los aires y de sentir esa libertad, dijeron que es una tontería hacer algo así, pues ellas eran palomas, y los nidos se construyen an árboles altos. Al final quedaron en un acuerdo de dos metros. Las asustadizas madres felices, pues ni en broma arriesgarían la vida de sus pichoncitos. "Que locura!, hacerlos saltar de tantos metro para que vuelen! Nunca! Demasiado peligroso.". Pero la mayor revolución habia sido admirar a otras aves. Especies míticas, que conocían muchos lugares, y habían recorrido miles y miles de kilómetros, buscando comida, diversión, a su pareja, a sus amigos. Eran los más admirados por todos, pues nuestras palomas no eran capaces de hacer eso. Para lograrlo se necesitaría haber nacido con muchos dones, mucha fuerza, inteligencia y belleza. Era imposible vivir tantas aventuras y ser tan libres cuando se és simplemente una triste y común palomita. Pero el consuelo mayor era que ellas habían desarrollado una inteligencia que las pone encima de todas. Nadie podía competir con ellas en conjunto. Cualquier especie que les declarara la guerra, sería sin duda exterminada, pues la tecnología, conocimientos que ellas tenían eran increíbles, por eso es que ellas eran lo máximo en la escala de la evolución. Hasta algunos decían que en el pasado debían de haber tenido una raíz en común con el ave fénix. Se contaban muchas cosas, pues estas palomas si estaban orgullosas de lo que eran, alegrándose de tener la maravillosa dicha de poder ver por esos aparatos eléctricos a esas aves espléndidas bendecidas por la Dios, la vida, el destino, la naturaleza o vé a saber quién, para llegar a ser tan libres y fuertes. Así alegraban su corazón, viendo lo hermoso que es el mundo, y todas dando lo mejor, pues la esperanza aún la tenían, eso nunca se perdería, todas dando lo mejor para que sus pichones algún día llegen a ser como esas aves míticas. Por eso había que cuidarlos, nidos a dos metros de altura, un seguro médico completo, y no esperar a que cambien las plumas, no, arrancárcelas, porque palomientíficamente estaba comprobado que era mejor. Darles muchas comodidades, juegos, porque así aprenderán y crecerán muy saludables. Lamentablemente nuestras palomas estaban muy equivocadas. Lo único que aún existía, y quizá en su forma pura, era la esperanza, pero ahí lamentablemente ya existían otras palomas que eran algo más astutas, que jugaban con la esperanza de las demás, sacando mucho provecho de ello.

Es así como nos pasa a nosotros ahora. De que sirve razonar tanto con materia científica, cuando no nos conmomevos cuando alguien sufre, cuando alguien está en soledad?. Cuando alguien sufre un daño parece ya no ser tan violento. Una noticia más fuerte es que el precio de tales cosas van a subir, o que la estrella favorita va a tener su tercer hijo con su cuarto matrimonio y que lo van a bautizar en Miami. De que sirve aprender tantas cosas, cuando en realidad los conocimientos que de verdad necesitamos como seres humanos que somos no los tenemos.? Cuando creémos verdaderamente día a día que estamos avanzando más y más, pero que basta sentarnos un par de minutos, respirar profundamente, cerrar los ojos, y mientras pensamos en nosotros mismos cuando éramos niños, buscando nuestro interior, sabemos que algo está andando muy mal en la sociedad. De que sirve saber tantos nombres, tantas fechas de memoria, cuando no tenemos la idea de lo que todo eso significa. Simplemente sabemos que la Segunda Guerra Mundial terminó en 1945, y que por ahí fue la bomba atómica la arma decisiva para esto. Ni si quiera eso es tan cierto. No sería mejor aprender algo más de la segunda guerra mundial? Que cuán estúpido puede ser el ser humano, y que con el pretexto de salvar vidar matar miles de otras vidas, y a parte de eso destruir el medio ambiente por medio de esta bomba atómica. Que hubiera sido casi seguro que si lanzaban la bomba atómica en el mar de Japón, para que los japoneses vieran que fuerta era esta bomba, y que bonito el honguito que se forma por medio de esta, los japoneses se hubieran rendido de la misma manera. Pero si la inversión no sale a cuenta. Igual, muerte y destrucción no está cerca de mi casa, da lo mismo. Personalmente soy muy malo con historia, pero existen millones de ejemplo así que sirven muchísimos para hacer que los niños y jóvenes habran los ojos y vean que todo pudo haber sido diferente, aunque ahora ya no sirve de mucho pensar en como hubieran podido ser las cosas. Pero que teniendo ese sentimiento en su corazón, ellos mismo mejorarían las cosas. Pero eso es casi imposible hoy en día. Se tiene que aprender mucho, sacar una nota, así que las fechas y nombres es más que suficiente, pues acaso necesitas más que eso para aprobar un exámen? . Entonces para que das el esfuerzo de comprender más? Serás tonto? Estúpido? Gillipollas? Aprendiendo fechas y nombres es suficiente.

Pero hay algo importante en todo esto. Aún somos como antes, tenemos todo el potencial. Siguiendo con la vida de nuestras palomas. Una de ellas vió sus alas, y se dió cuenta que más no necesitaba, que sus alas, sus amigos, familia, y una busqueda incesante de su alimento y felicidad era suficienta para ya ser feliz. Aún podía intentarlo, no todo está perdido. Ella probó sus alas, y mejoró, y logro volar por los aires increíblemente, viendo con sus propios ojos esas montañas, cerros, lagos, mares, desiertos, oasis de los que tanto se hablaba en el televisor. Conoció muchas otras palomas, y no sólo palomas, sino también otra especies de aves. Conocío a su pareja, formaron una familia feliz. Desde entonces cada día es un incierto, pues tiene que buscar siempre la comida, y no tienen nada, en realidad no tienen nada. Se puso a pensar y todos dirían que esta paloma es una miserable. Incluso el nido que tenía con su pareja estaba en un árbol que ni nombre tenía, y no tenía ningún tipo de inscripción. Pero a la vez le pertenecía todo, pues ella sabía que nació para ser libre y volar, y si nació para eso, no hay nada que le pueda faltar si ya es libre y puede volar.

lunes, marzo 16, 2009

El corazón es dueño de sí mismo

Muchas veces pasa que uno siente algo por algo o alguien, y este sentimiento es tan fuerte, que uno puede quedar muy sorprendido. Por más falta de lógica en el asunto, no se encuentra una verdadera razón a este sentir. Seguramente hay una, pero es tan complejo lo que nos pasa por la cabeza, contando los recuerdos, vivencias, gustos, y formas de ver las cosas, que comprenderlo está casi fuera de nuestro alcance. Simplemente queda el instinto, y ese instinto nos dice que necesitamos de aquella persona, o que necesitames hacer aquello por nuestro bien, para nuestro desarrollo. Y otras de las cosas que pasan muy seguido, es que mucha gente aprende a no sentir y a no ver estos sentimientos. Los confunde, y ya no son lo que en realidad quieren. Ahora sólo son cosas que se escucharon, que los otros le dijeron que sería bueno. Actitudes y sueños que se ven en la televisión, o que se lee en un libro, o que la familia trata de infundir hasta que queda impregnada en el alma. Pero todo esto no lleva más que a la desdicha de nuestra felicidad, pues al buscar cosas, creyendo que son las cosas que necesitamos para nosotros y dejando lugares o personas valiosas, perdemos verdaderamente lo que nuestro corazón siente. Pero en algún momento llega la cura, y es algo tan fuerte que te dislumbra, y te hace ver todo diferente. Te limpia el alma y hace latir más fuerte el corazón. Este sentimiento único puede lograr recuperar el ser humano puro y con deseos profundos y verdaderos, simplemente hay que hacerle caso, y no ignorarlo. Hay que luchar por aquello, abriéndo el corazón, sin temor a sufrir.

martes, febrero 10, 2009

El Tiempo

El tiempo es una de las cosas que pasa más rápido. No sé si es por la edad, o por alguna otra razón, como la de estar mucho más ocupado que antes.
Cuando era niño el tiempo se deslizaba, se movía lentamente, y es uno de los factores con los cuales uno llega a creer que va a poder lograr todo en esta vida. Pues con tiempo, salud y valor, que son los emblemas de la niñez y aún más de la juventud, todo parece posible. Pero conforme pasa el tiempo, y cada vez más rápido, uno se da cuenta poco a poco que la juventud se te va de las manos, aunque aún la tengas, y viene esa desesperación de saber que se va acabar, y que cuando se haya acabado no se haya logrado mucho, y que al final quede simplemente una risa burlona contra uno mismo, pues todo lo que al principio uno quería hacer, es, después de que el tiempo pasó, simplemente nada, o sólo un reflejo muy pequeño. Pero con la juventud, y con el llegar de la madurez, que mientras más a la par con la juventud estén, mucho mejor, se podrá ver que estos pensamientos son estúpidos. Tiempo, salud y valor siempre estarán allí, para aquel corazón que este dispuesto a disponer de ellos para luchar por los sueños que uno quiere y va a perseguir. La juventud es un regalo, que te da todas estas cosas, y aún más, para que uno pueda llegar a apreciarlas, para luego, en cualquier momento y etapa de la vida, disfrutar de ellas. Es así como pienso que el tiempo es lo más valioso que existe, pues a cada cosa que uno le dé su tiempo, causa una serie de cosas en el presente y futuro. Igualmente a cada cosa que uno no le dedique su tiempo. La salud es igualmente una parte de la distribución del tiempo, pues hay que dedicar tiempo para el aseo, para el deporte, para la meditación, para los amigos, para las diversiones sanas, para las distracciones, etc. Y valor es lo que te permite arriesgar tiempo y salud por las cosas que quieres conseguir. Hay muchísimos otros factores, pero para mí los resumo ahora en tres, pues es así como quiero empezar a entender todo. Uno sabe desde muy pequeño cosas que los sabios también saben, e incluso ignoran. Pero el sabio no es sabio porque sabe mucho, sino porque las comprende y las aplica. En la comprensión de los conocimientos está la sabiduría, y para comprender se necesita mucho del corazón.
Por eso reduzco los millones de palabras sólo en tres por ahora. Pues quiere comprender, y no saber. Más que todo comprender, comprender mucho, y saber poco.